V irabhadra significa guerrero, en este caso, vamos a la postura del guerrero II.

Se trata de una postura vigorizante que otorga fuerza al cuerpo y a la mente.

 

 

CÓMO PRACTICARLA

Partiendo de la postura de la montaña o Tadasana, separa las piernas entre sí alrededor de un metro aproximadamente. Extiende los brazos lateralmente acervando los homoplatos entre sí, y mira que la línea de los brazos no supere la altura del hombro.

Gira el pie izquierdo en dirección al derecho. Gira el pie derecho hacia la derecha.

Extiende los brazos lateralmente acercando los homóplatos entre sí, y mira que la línea de los brazos no supere la altura del hombro.

Flexiona la pierna derecha de manera que el muslo queda paralelo al suelo formando un ángulo recto.

Alarga el tronco, abre el pecho y dirige la mirada por encima de tu mano derecha, sin comprimir el cuello ni las cervicales.

No dejes que el peso del cuerpo recaiga sobre tu pierna derecha, reparte el peso en las dos piernas.

Vuelve a la postura inicial y realiza el mismo ejercicio con la pierna derecha.

 

BENEFICIOS

Similar a virabhadrasana I …

Otorga fuerza y flexibiliza la musculatura de piernas y tronco.

Tonifica glúteos.

Fortalece la musculatura de la espalda, en especial la columna lumbar.

Apertura y flexibilidad de caderas.

Abre la caja torácica, y fortalece la musculatura de hombros y cuello.

Eleva la energía desde las piernas hacia el corazón.

Favorece la respiración, dejando más espacio al diafragma y abriendo el pecho.

Activa el funcionamiento de los riñones.

Mejora la coordinación y la concentración.

Otorga fortaleza mental, aumentando la voluntad.

 

 

Om Shanti.